top of page
© Copyright- Por favor no copies mi trabajo, realizar el blog conlleva horas de búsqueda de información, clasificación, filtro, redacción. Si eres un buen profesional, y respeta el trabajo de los demás, elaborarás tus propios post. Si los que yo escribo te gustan. No los copies, compartelos. GRACIAS

Efectos de los edulcorantes

Aunque nos han vendido el edulcorante como la panacea y la solución a la obesidad y los problemas de salud asociados, como desarrollaré a continuación, no es tan así.


También se presentaron como una alternativa para las personas con diabetes (ya fuera tipo 1, tipo 2).


Sin embargo desde hace años se está viendo que si que puede afectar también a las glucemias.


Podemos decir que los edulcorantes son seguros, sino no estaría aprobado su uso por la EFSA (organismo a nivel europeo que vela por la seguridad alimentaria). Pero que un producto sea seguro no implica que sea inocuo. Veamos 5 efectos de los edulcorantes a nivel de salud:



1. Atrofian el sentido del gusto


Los edulcorantes tienen una capacidad de endulzar mayor que el azúcar, por ello, con menor cantidad encontramos el mismo efecto de dulzor.


Socialmente se ha asociado a mejor el uso de edulcorantes que el azúcar, por ser acalóricos, sin embargo, como me gusta decir siempre, en la vida no todo son calorías ni todo es engordar o adelgazar.


Esa asociación a más saludable, ha hecho que se normalice su consumo, y que todo lo que tomábamos azúcarado pasemos a consumirlo edulcorado. El problema, es que no reeducamos así el paladar.


No nos damos cuenta, pero poco a poco nuestro umbral del dulce es mayor, por lo que para calmar ese deseo de dulce, necesitamos más cantidad. Además los productos más naturales (ej: yogur natural, leche blanca), pasan a no gustarnos.


¿Por qué será que cada vez le gustan menos a los niños/as las verduras, pescado blanco, fruta...?


Básicamente por esta atrofia del paladar generada no solo con los edulcorantes sino con otros potenciadores del sabor.


Es por ello, que pueden llevarnos a una peor alimentación. Además, ¿qué alimentos suele ir con edulcorantes? Muchas veces productos menos interesantes (galletas y otro tipo de dulces). Y no es solo lo que como, sino lo que dejo de comer (fruta, frutos secos leche/yogur natural...) para comer estos productos.


Esa falta de reeducación de paladar y normalización de consumo de alimentos dulces, nos lleva también a mayor dese de dulce. El cuerpo va a pedirnos el dulce con mayor frecuencia.


2. Llevan a mayor consumo de comida


Os comparto un estudio de 2010, en el que ya se veía esto. Por lo que esto no es nada nuevo.


De hecho, las personas que acuden a consulta conmigo, saben llevo años explicándolo.


Se debe a varios factores, el primero, el expuesto en este estudio, la autoregulación del cuerpo de la ingesta calórica.



Yang, Q. (2010). Gain weight by “going diet?” Artificial sweeteners and the neurobiology of sugar cravings



En la imagen se observan 2 situaciones.


La de arriba a la izquierda es suministrando como pre-comida un aporte de comida alto en calorías, porque estaba endulzada con a zúcar (sabor 1).


Y la de abajo, suministrando una pre-comida (sabor 2), más bajo en calorías, porque iba edulcorada.


Se vio en esta investigación como las ratas a las cuales se les suministró comida alta en calorías (sabor 1), con el tiempo generaban asociaciones entre el sabor y el contenido calórico. Así, cuando se les presentaba una comida de aporte calórico alto, terminaron comiendo menos alimentos adicionales, que si se les presentaba una pre-comida (sabor 2) baja en calorías.


Esto sugiere que sus cuerpos aprendieron a compensar el déficit calórico.


Un ejemplo sencillo para ver cómo la industria hace años que conoce que el edulcorante lleva a mayor ingesta:


El refeed de cadenas de comida rápida. Si quieres repetir refresco, puedes rellenarlo tantas veces como quieras, sin embargo, si quieres más agua, tienes que comprar otra botella. ¿Por qué el refresco lo regalan pero el agua no?


Porque el agua no va edulcorada. Esta combinación de dulce (refresco) y salado (patatas y hamburguesa), te lleva a tolerar más cantidad de comidas, y que quieras más, por el efecto liberador de dopamina.


Y en segundo lugar, por la mayor liberación de dopamina cerebral.


Esta liberación activa el área de placer y recompensa del cuerpo, pidiéndonos más.


Además, existen cerebros más sensibles que otros a la dopamina, lo cual general a su vez mayor "adicción". No es adicción como tal sino una mayor tolerancia, y por tanto para sentir el estímulo placentero, necesitamos más cantidad de comida (dulce en el ejemplo que estamos hablando) para conseguir una mayor dosis de dopamina y por ende, sentir ese placer.





3 - Provocan la misma liberación de dopamina que el azúcar


Aquí no solo interviene el hecho del edulcorante en si, que va a hacer que la sensación de dulzor active ciertas regiones a nivel cerebral, sino también como exponíamos antes, el recuerdo de ser alimentos que nos gustan, el efecto palatable = de placer en boca, que no es solo provocado por el sabor sino también por el flavor, textura, olor y resto de sentidos.



4 Generan una respuesta tardía en la segunda fase de liberación de insulina por parte del páncreas.


La exposición continuada a edulcorantes, puede generar una respuesta tardía de liberación de insulina. Se debe a un retardo en la liberación de la fase II a nivel del páncreas.


Explicado de forma "sencilla" sin entrar mucho en bioquímica:


La idea es que cuando nuestras papilas gustativas identifican la señal de dulzor, mandan la señal al cerebro. Este a su vez, le indica al páncreas que deberá liberar insulina.


Esta liberación de insulina a nivel del páncreas se hace en 2 fases.


-La primera fase es de retroalimentación, se manda una señal a si mismo.


-En la fase II libera insulina al torrente sanguíneo.



The Effects of Non-Nutritive Sweetener Consumption in the Pediatric Populations: What We Know, What We Don’t, and What We Need to Learn



La idea, es que, cuando tomas edulcorante, la subida de glucemia (= glucosa en sangre) es menor que cuando tomas un alimento con azúcar, pero el efecto de dulce en las papilas gustativas es el mismo. Por ende, se ha mandado una señal, esperando "x" cantidad de glucemia, y por ende se ha preparado "x" cantidad de insulina, para evitar una hiperglucemia. Sin embargo, luego o hacía falta tanta cantidad, porque el producto iba edulcorado.


Que esto suceda una vez, no importa, pero si es de manera sistemática si que puede afectar. Así, cuando el alimento si que lleva azúcar, esa respuesta tardía llevará a una mayor glucemia y por ende hiperinsulinemia. Este efecto mantenido en el tiempo puede derivar en mayor riesgo de Diabetes tipo II.


Incluso en algunos estudios se ha visto como algunos edulcorantes si que pueden tener efecto a nivel de glucemia, y por ello no se recomienda abusar de ellos a nivel general y en especial en personas con diabetes tipo I que los estaban usando como sustitutos del azúcar.


5- El consumo de edulcorantes de manera regular, puede afectar a los mecanismos de regulación que mantienen la composición corporal


Viéndose así incrementada la posibilidad de desarrollar obesidad como consecuencia de esas desregulaciones. No obstante dependerá del edulcorante. Aún faltan estudios, para sacar conclusiones más firmes. Igualmente, aplicaría el principio de precación y no abusar de los mismos.



The Impact of Artificial Sweeteners on Body Weight Control and Glucose Homeostasis



SCFA= ácidos grasos de cadena corta


GPCR= receptor acoplado a proteína G


T1R2, miembro 2 del receptor del gusto tipo 1


T1R3, miembro 3 del receptor del gusto tipo 1.




Descripción general de los mecanismos de cómo los edulcorantes artificiales pueden afectar los procesos fisiológicos involucrados en la regulación del peso corporal. Los edulcorantes artificiales interactúan con la familia T1R de receptores de sabor dulce en la cavidad oral y el tracto gastrointestinal, por lo que pueden afectar la saciedad y, a su vez, la ingesta de energía y el peso corporal. Si que a nivel de incretinas, los estudios in vivo no han demostrado ningún efecto de los edulcorantes artificiales sobre la secreción de las mismas. Además, varios edulcorantes artificiales pueden llegar al tejido adiposo para interactuar con la familia T1R de receptores de sabor dulce y afectar la adipogénesis y, a su vez, el peso corporal (no obstante, las líneas discontinuas indican que el efecto dependerá del edulcorante, por lo que en este último punto no hay resultados concluyentes).



Igual sucede a nivel de microbiota intestinal, algunos edulcorantes artificiales pueden provocar alteraciones, pero el efecto depende del tipo de edulcorante artificial por lo que los resultados son inconsistentes.



No olvidemos no obstante, que el consumo frecuente de edulcorantes puede tener efecto laxante, tal y como indican muchos productos, por lo que aunque no esté demostrado al 100% su efecto a nivel de la microbiota intestinal, si que algunos de ellos afectan.



Con todo esto no quiero decir que jamás tomes nada edulcorado, pero observa cuántas productos y alimentos tomas con edulcorante.

Comments


bottom of page