© Copyright- Por favor no copies mi trabajo, realizar el blog conlleva horas de búsqueda de información, clasificación, filtro, redacción. Si eres un buen profesional, y respeta el trabajo de los demás, elaborarás tus propios post. Si los que yo escribo te gustan. No los copies, compartelos. GRACIAS

MIRAR PARA OTRO LADO


Tendemos a hacer esto, cuando no queremos afrontar los problemas reales.

En consulta es frecuente encontrar casos en los que se canaliza la ansiedad con la comida. Las personas tienden a poner entonces el foco en la alimentación y el control: "es que no me controlo", "tengo ansiedad hacia la comida" "soy un/a glotona"...cuando realmente se debería poner el foco en el origen.

La comida al final es una consecuencia. Recurrimos a ella como vía para calmar la ansiedad, es una herramienta que utilizamos, pero el verdadero origen, la raiz del "problema" no está ahí.


¿Qué sucede entonces? ¿Por qué miramos para otro lado?


Porque es mucho más sencillo y menos doloroso recurrir a la comida, que asumir y trabajar que igual: "tengo un trabajo de mierda", "no tengo en mi vida nada que me aporte placer y felicidad", "estoy viviendo la vida que otros quieren, pero soy incapaz de plantarme y decir lo que yo quiero realmente", "soy muy autoexigente conmigo mismo/a", " no se decir que no a la gente y el no priorizarme me frustra", y un largo etc.


Lo que hay que preguntarse en estos casos, es: ¿por qué no soy capaz de priorizarme? ¿por qué soy tan exigente conmigo mismo/a? ¿por qué no se poner límites?, y trabajarlo con el profesional de la psiclogía, ya que se trata de un camino complejo, de aprendizaje y descubrimiento de uno/a mismo/a,

iempre es mejor hacer acompañado/a.




Sin embargo, en el mundo en general y en España en particular, hay una tendencia generalizada a mirar para otro lado o poner parches.


Así, cuando estalló la pandemia, repuntaron mucho los casos de ansiedad y atracones, (al margen obviamente del estrés de vivir una pandemia, incertidumbre laboral, y poder tener familiares y seres queridos en el hospital), hubo personas que al pararse su vida, empezaron a escuchar/pensar todo eso que habían estado ignorando.

Muchas veces nos ocupamos el día con mil actividades o trabajamoms 10-12h al día, simplemente, para no pararnos y "conversar" con nosotros mismos. Para no analizar con perspectiva, ya queigual lo que observo no me gusta, y prefiero seguir para adelante con mis "orejeras", el piloto automático de todos los días activado, y mirar para otro lado, como si nada sucediera. Es más sencillo, menos doloroso.

De ahí que muchas personas (puede haber otros motivos), trabajan tantas horas al día durante toda su vida, o sean incapaces de estar un rato sin hacer nada. Sus pensamientos les abruman. Percibir la realidad, les abruma.

Se trata de otra conducta adquirida a veces en esto de mirar para el otro lado.


Otras vías de "escape", para ignorar el origen


El positivismo exacerbado. Hay quien opta por el positivismo por bandera. Que oye, no digo que sea malo ser positivo. Es bueno. Es solo que un EXCESO de positivismo y verle el lado bueno a todo siempre, ignorando la parte "negativa"=menos agradable asociada, nos lleva a seguir mirando para otro lado. Es no querer asumir la realidad; y si no la asumimos, tampoco podremos actuar en consecuencia. Además ignorar la situación no hará que mejore.


Es normal que suceda, ya que no estamos familiarizados con las emociones menos agradables (tristeza, enfado, frustración...). Desde pequeñitos nos han dicho: no llores no pasa nada, no te enfades... Si coges una rabieta corriendo quieren calmarla, o si te frustras porque no te salen los deberes/manualidades, allí están tus padres (ojo con toda su buena fe), para incluso hacéretela si hace falta.

Por ello, llegamos a la edad adulta sin estar familiarizados con dichas emociones, y apenas las soportamos. (Ojo no digo que seamos mártires tampoco. Pero la mejor opción es aceptar la emoción, "abrazarla" como dicen los/as psicólogos/as, y verla desde la distancia, pero no "luchar" por no sentirla). A más te resistas, más grande se hará.

¿Qué sucede entonces? (que buscamos vías de calmarlas-> comida, bebida, alcohol, comprar, likes...).

Las personas con el positivismo por bandera, tienden a mirar para otro lado; y cuando nos negamos a reconocer que algo está pasando, que algo no va bien, nos estamos privando la oportunidad de solventarlo. Y como decía, este no desaparece, sino que va creciendo poco a poco, hasta que a veces se nos estampa de bruces en la cara.

Además solventar problemas aporta felicidad y bienestar, aporta calma.

No quiero decir con esto que vayas buscando problemas por todos lados pensando que todo está mal. No es eso, pero asumir que siempre pase lo que pase todo está bien, no es una solución real ni útil.

Soluciones reales


Aquí no puedo daros una fórmula mágica, ya que cada caso es un mundo, y requerirá de un trabajo diferente. A veces serán procesos más largos, otros más breves. Algunos requeriran de ayuda profesional, otros puede que no.


Lo que si puedo deciros seguro, es que acudir al profesional de la psicología va a ser la mejor solución que podéis encontrar, ya que os ayudará a trabajar todo aquello que por nosotros/as mismos/as sería complicado.


Voy a daros pequeños consejos, que también pueden ser útiles:

  1. Dedica si no cada semana, al menos cada 10-15 días un ratito para estar contigo mismo/a, conocerte, hacerte preguntas incómodas, reflexionar, y también meditar.

  2. Pararnos, y analizar cómo nos sentimos.

  3. Identificar la emoción es el primer paso para poder comenzar a trabajar.

  4. Una vez lo identificamos, es saber por qué nos sentimos así. Qué me lo ha provocado. Así podemos ir "tirando" del hilo para ir llegando al origen.


Todo esto va a ser información importante a compartir con el profesional de la psicología, para que pueda guiarnos y darnos herramientas para trabajar la ansiedad acorde a nuestras necesidades.


Debemos saber que la ansiedad es una respuesta derivada del estrés. Y el estrés se origina cuando el cuerpo identifica una amenaza. Antiguamente era que un depredaor viene a cazarme, y mi vida estaba en peligro. Hoy, sin embargo, las amenazas pueden ser otras: miedo a que mi relación termine, que pierda el trabajo, no llegar a final de mes...pero todas tienen un punto en común, miedo a la incertidumbre y lo desconocido que traería el hecho de "romper" con la vida que hemos llevado hasta ahora.


A veces el simple hecho de preguntarnos, ¿y qué es lo peor que puede pasar? Ya nos ayuda a ver que posiblemente el peor de los problemas derivados de esa "amenza" pueda tener solución.


Como simpre, espero que os haya gustado, e inspirado. Y si creeis que puede ayudar a alguien más, no dudes en compartirlo.


GRACIAS!



Entradas Recientes

Ver todo