top of page
© Copyright- Por favor no copies mi trabajo, realizar el blog conlleva horas de búsqueda de información, clasificación, filtro, redacción. Si eres un buen profesional, y respeta el trabajo de los demás, elaborarás tus propios post. Si los que yo escribo te gustan. No los copies, compartelos. GRACIAS

Consejos para el cambio de hábitos definitivo

¿Cuántas veces has intentado cambiar de hábitos y no lo lograste?

Hoy te damos las claves para conseguirlo:


1- Primero de todo, deberás preguntarte ¿PARA QUÉ QUIERES CAMBIAR HÁBITOS?

El para qué nos lleva a la acción, y nos sirve para motivarnos en los momentos futuros de bajón.

Debes escribir tu para qué, y que sea algo desarrollado ,y que pienses pueda llevarte a mantener esos cambios en el futuro. Muchas personas responden: para adelgazar. Y no es que sea una mala respuesta, pero es escueta. Ahondaría en el para qué quieres adelgazar (encontrarme mejor, poder ir de ruta con mis amigos, prevenir enfermedades, mejorar mi salud, que no me duelan las rodillas….), y sobre todo me plantearía no solo esto sino también “y mantenerlo”.

Si solo nos planteamos para adelgazar, estaremos cometiendo el mismo error de siempre.


2- ELABORA TU PLAN DE ACCIÓN:

Haz una lista con todos los pasos/cambios/acciones que necesitas realizar para lograr ese objetivo que te planteas.

Ten la mente amplia. No te limites al clásico comer mejor y moverme más. Eso ya lo has probado y sabes que tiene los días contados.

Puedes plantearte otros puntos como: mejorar mi relación con la comida, aprender recetas que saludables y sabrosas, aprender a hacer elecciones saludables en la calle para combinar con las de siempre y dar flexibilidad, aprender a poner limites, bajar la autoexigencia, gestión emocional etc. Todo esto son herramientas que se pueden trabajar en consulta con la Dietista-Nutricionista y/o psicóloga.


Seguramente salga una gran lista. Elige las 5 acciones que veas más sencillas de realizar. Y dentro de esas 5, empieza por la que te apetezca más, ese será tu primer paso/ primera acción.


3- FÍJATE DE UNO EN UNO LOS OBJETIVOS Y DESGRÁNALOS EN PEQUEÑAS ACCIONES

Cuando consigas mantener uno de esos objetivos, pasa al siguiente.

Deberemos desgranar el objetivo en pequeños pasos (siempre y cuando sea posible). Ejemplo: reducir el picoteo. Puedes empezar registrando cuántas veces picoteas a la semana, para tener un punto de partida, e ir reduciendo gradualmente.

Otro paso sería buscar alternativas saludables a ese picoteo (saladas o dulces, según de qué se trate).

Otro paso, pararme e identificar por qué estoy picoteando (tengo hambre, aburrimiento, estrés, ansiedad…).


4- ACEPTA QUE HABRÁ DIFICULTADES. ANALÍZALAS,Y BUSCA SOLUCIONES:

El camino en tu cambio de hábitos no será una línea recta, ya que la vida no lo es. Nos suceden imprevistos, semanas más complicadas…y hay que ser conscientes de ello desde un inicio, para no frustrarnos y desmotivarnos cuando este momento llegue.


Puedes pensar en dificultades que has tenido otras veces o que podrían presentarse, y cómo podrías abordarlas de manera diferente a la del pasado. Y sobre todo, que sean estrategias saludables, y sostenibles a largo plazo. Aquí es muy importante el profesional de la nutrición, para darnos esas herramientas que nos ayuden y guiarnos, ya que a veces por el concepto dieta, puede que volvamos a estrategias antiguas no saludables. Un ejemplo sencillo es cuando tenemos más vida social. La gente suele tender a hacer compensaciones, dejar de salir a la calle o ir ya cenado/a, cuando que esto NO es cómo deberíamos afrontarlo. La forma correcta sería yendo a esos eventos y combinando opciones más saludables y menos, ya que salud es bienestar físico, mental y social. No podemos olvidarnos de la parte psicológica. Con las estrategias antiguas, solo potencias tu mala relación con la comida, y sentimiento de culpabilidad, lo cual no supone un hábito saludable.


5- PERCEPCIÓN DEL ESFUERZO

Ya dijimos que debemos hacer esfuerzo pero no sacrificio. Puedes reevaluar de vez en cuando cómo estás enfocando los cambios, y si te estás exigiendo acorde a la realidad del momento, o estamos cayendo en una autoexigencia elevada.


6- NO TODO DEPENDE DE TI, PON EL FOCO EN LO QUE SI

Habrá situaciones en las que no puedas hacer cambios. No gastes tu energía y motivación ahí. No sirve de nada.

Pon el foco en lo que si depende de ti.

(Ejemplo: ir a una boda. De mi no depende la comida. Lo que si depende de mi es el hecho de no comer hasta reventar. Puede te quedes un poco más lleno/a, es normal, pero si ya nos quedamos inflados/as, con pesadez, podíamos haber parado un poco antes. Habría que analizar en consulta, por qué necesito quedarme tan excesivamente lleno/a en este tipo de eventos).


7- RESILIENCIA Y CONSTANCIA:

Ya dijimos que las dificultades llegarían. Ahora es momento de ser resilientes y afrontarlas con una mirada optimista. “Una dificultad es una oportunidad de aprendizaje”.

Aprende de tus dificultades y mantente constante en el camino.




8- DISFRUTA DEL PROCESO

Para mantener un cambio de hábitos (alimentación, ejercicio, descanso….) es importante disfrutar de lo que estamos haciendo.

Si disfrutas de lo que haces, querrás mantenerlo a largo plazo. No es no salirse del camino, sino querer volver a él.

Si lo haces desde el sacrificio/castigo, como se hace en las clásicas dietas, difícilmente lo mantengas.


9- RECONÓCETE TUS LOGROS

Conforme vayas haciendo cambios, ve anotándolos. Esta lista de mejoras te servirá para ver todo el camino recorrido. A veces nos centramos más en lo que no queda por cambiar, y no en todo lo que ya hemos hecho. Felicítate, ¡lo estás haciendo muy bien!

Incluso esta lista de mejoras te va a servir de motivación para los momentos de bajón, junto al recordar el para qué iniciaste este camino.


10- BUSCA NUEVOS RETOS Y MOTIVACIONES

A veces, en los procesos de cambios, cuando nos encontramos a mitad de camino, esas motivaciones iniciales y acciones, ya se han conseguido. Es momento de fijar nuevas. Revisa tu lista inicial, para ver qué te faltaría por hacer, o si te gustaría incluir algún cambio nuevo, que quizás en ese momento ni te plantearías. (Ejemplo: correr media maratón o hacer el camino de Santiago…puede ser algo que no te planteabas, pero que al ir disfrutando del ejercicio y el proceso, empiezas a plantearte).



Esto es una pequeña guía de pasos que pueden ayudarte a lograr el cambio de hábitos de manera saludable y sostenible. Igualmente siempre es recomendable un trabajo personalizado en consulta con el Dietista-Nutricionista, para que pueda ayudarte y guiarte en cada uno de ellos. La teoría está muy bien, pero todos/as sabemos que la práctica, es otro mundo.


Mucho ánimo con tus cambios, y si necesitas ayuda, no dudes en contactarme =D.


Te recomiendo también ampliar información con este post en el que te hablo de las diferentes fases del cambio de hábitos.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page