© Copyright- Por favor no copies mi trabajo, realizar el blog conlleva horas de búsqueda de información, clasificación, filtro, redacción. Si eres un buen profesional, y respeta el trabajo de los demás, elaborarás tus propios post. Si los que yo escribo te gustan. No los copies, compartelos. GRACIAS

Dietistas-Nutricionistas, más allá del dar un papel


Así comienzo mis andaduras por el blog, con esta primera entrada con un título quizá un tanto peculiar. Mi idea es desmitificar un poco ese concepto pre-concebido de que los Dietistas-Nutricionistas simplemente nos limitamos a dar un papel con los cuatro alimentos de turno a tomar o evitar. Pues bien, no es así (bueno, muchos puede que si, pero otros muchos que vivimos la profesión con pasión, no). Es por ello que hoy quería explicaros lo que sí hace un Buen Dietista-Nutricionista.

Siempre va a buscar la mejora de los hábitos

para mejorar la SALUD

Para ello, gran parte del tiempo de su consulta (y fuera de la misma), lo dedicará a darte educación nutricional y conocerte.

¿Qué implica esto?

1-Irá resolviendo tus dudas

2-Desmitificará los mitos que surjan en la consulta, así como las típicas ideas pre-concebidas como:

  • "Voy a pasar hambre”. Nada más lejos de la realidad, la idea no es comer menos, sino mejor. Lo iréis descubriendo en la consulta y a través del blog.

  • “Estoy a dieta”. La palabra dieta lleva consigo una gran carga psicológica. Sobre todo para esas personas que ya llevan varios intentos no fructíferos.

Es oír la palabra dieta, y temblamos, lo asociamos a pasarlo mal, pasar hambre, comida aburrida… Y lo vemos como algo puntual y transitorio. Hago dieta, y luego vuelvo a lo de antes. O no habéis oído más de una vez, “qué ganas de acabar la dieta para volver a comer normal”, ó “qué ganas de acabar la dieta para comerme un donut” Debéis entender esto como un cambio de hábitos. No algo pasajero y puntual, si no un cambio definitivo, para ganar salud, no solo ahora, sino para mantenerla.

3- Te enseñará recetas. Comer sano no es comer pollo y pescado a la plancha (para sorpresa de muchos). Como les digo a mis pacientes en la primera consulta, yo soy Dietista-Nutricionista, y así no como ni yo. La comida saludable puede estar rica, puede llevar su sofritillo, especias. De lo contrario, es normal que te aburras. Es como si comes ensalada solo de lechuga y tomate, día si y día también. Así cualquiera se cansa. Es por ello, que la labor de un Buen Dietista-Nutricionista será la de enseñarle recetas a sus pacientes. Platos atractivos, coloridos (comemos por los sentidos, sobre todo la vista), aliños y salsas saludables, y siempre adaptado a los gustos y costumbres de la persona (obvio, siempre dentro de lo saludable). Aquí entra en juego el siguiente punto.

Foto: @nuriaromero_nutricionista

4-Buscar la adherencia del paciente al menú. La diferencia entre obtener el éxito o no, en el objetivo fijado (ganancia de peso, pérdida, un objetivo deportivo…), va a depender siempre, de lo bien que la persona se adhiera a esa pauta y cambios que se están haciendo, siendo el Dietista-nutricionista una pieza clave.

Y aquí quiero recalcar que hay ciertos profesionales que se dedican a dar una dieta de cajón, para nada adaptada a si la persona hace actividad física o no, sin contemplar qué día lo hace o en qué momento (médicos, magufos ,Dietistas-nutricionistas, si, me sé de más de uno, que dañan la imagen de la profesión).

Esa falta de adaptación a la persona que tenemos delante, es la principal causa de los altos % de fracasos.

Incluso a veces hay que salirse un poco del laboratorio, de las recomendaciones genéricas efectivas, y salir a pie de calle a ver la realidad, pero no cualquier realidad, sino la del paciente en cuestión.

Obviamente eso conlleva: tiempo, dedicación, pasión y ganas de ayudar. Otras grandes cualidades que veo necesarias en un Buen Dietista-Nutricionista.

Retomando el tema de la adherencia, aclararle a los pacientes que deben entender que cambiar hábitos no es algo sencillo. Y quien diga lo contrario, miente. Como dice el dicho: “El hombre es un animal de costumbres”. A mis pacientes en consulta les hago mucho hincapié en que deben comprender que es un proceso gradual, a mantener en el tiempo. No algo rápido y fugaz, de resultados momentáneos (ej: dietas milagro-> aunque poco milagrosas son cuando sale una nueva cada año, y el único milagro desgracia que causan es el ocasionarte un rebote de narices y desajuste hormonal, por no hablar de cómo afectan negativamente tu salud, tanto física como mental).

Como todo proceso de cambio, habrá semanas mejores y semanas peores. No va a ser algo lineal. Ya no solo por los cambios a nivel interno, sino porque nuestra motivación cambia, nuestra situación personal, laboral, estado anímico…Son muchos los factores que influyen, pues las personas somos un todo, no podemos dividir cerebro de músculos, estómago, etc. ("No somos un estómago con patas, nuestro entorno, circunstancias, pensamientos, TODO influye").

Es por ello que es fundamental fijarse objetivos realistas y alcanzables, consensuados con el paciente. Siendo esto, otra función del Dietista-Nutricionista->5- Hacer partícipe al paciente en el proceso de cambio, así como el punto 6.

6-Apoyar, ayudar y motivar al paciente. Durante el proceso surgirán obstáculos/dificultades, que debéis transmitir a vuestr@ D-N para que pueda ayudaros a solventarlos. En un proceso de cambio de hábitos, iréis aprendiendo a hacer una compra saludable, gestionar las salidas (no hay que no salir a la calle, pero si aprender a hacer elecciones saludables en esos momentos. No significa hacerlo 100% sano los 365 días del año, pero tampoco aferrarse al por un día no pasa nada, y al final se convierte en un día si, otro también). E incluso aprenderéis a crear vuestro propio menú saludable, adaptado a vuestras circunstancias, ritmo de vida, gustos, necesidades y actividad diaria.

7-Estar actualizado, renovarse, informarse e informarte. Qué cansada estoy de Dietistas-Nutricionistas que no se actualizan, no leen, no hacen cursos para renovarse, y siguen afianzando mitos y creencias que se tenían en el pleistoceno. Un Buen Dietista-Nutricionista se mantiene actualizado, y explica las novedades a sus pacientes. Y si tiene que decir digo, donde dijo Diego, pues lo dice. Porque eso es lo bonito de la ciencia, se avanza, y lo que parecía malo, resulta no serlo tanto, y lo que nos vendían como bueno, se descubre que no.

No está mal retractarse, si el fin es bueno. Obviamente contrastando la información, pero chic@s, que el huevo no da colesterol, los hidratos no están prohibidos si ya pasaron las seis de la tarde, y muchos mitos más de los que os hablaré en la segunda entrada de mi blog.

Ya está bien por hoy, me despido, pero no sin antes desearon un gran día =).


Entradas Recientes

Ver todo